jueves, septiembre 30, 2010

Avance: Presentación de Star Trek: Nero en la WeekendTrek Cifimad 2010

Desde la Editorial Drakul me llega la siguiente nota de prensa, dando noticia de la próxima publicación en España de la serie limitada Star Trek: Nero, otra precuela más centrada en el personaje que interpretara Eric Bana para el relanzamiento cinematográfico de la franquicia hace un par de años. Dada la eficacia de la primera serie limitada, Star Trek: Countdown, precuela directa del film, los fans de la saga en general y del reboot en particular apreciarán esta profundización de un personaje desaprovechado hasta el momento que ha encontrado en el comic un modo de alargar su vida ficticia. Espero poder leerlo en breve para compartir mis impresiones sobre el comic, pero de momento ahí tienen ustedes el avance:

El sábado 2 de octubre de 2010, Likantro presentará en la WeekendTrek CIFIMAD 2010 la novela gráfica "Star Trek: Nero". La presentación tendrá lugar de 10:00 a 11:00 en el hotel Plaza de Santiago de Pinto (Madrid), sede donde se celebra del 1 al 3 de octubre la WeekendTrek este año.

"Star Trek: Nero" es la segunda de las novelas gráficas oficiales relacionadas con la última película de Star Trek que se publican en España por el sello Likantro. En estas novelas gráficas se desarrollan partes del argumento de la película que no aparecen reflejadas en el film. Los autores del argumento de estos cómics son los guionistas y productores ejecutivos de la película, Roberto Orci y Alex Kurtzman.

"Star Trek: Nero" llegará a las librerías de toda España a partir del 4 de octubre. Se puede adquirir en preventa con un 5% de descuento y gastos de envío gratis hasta el 3 de octubre en www.likantro.com y www.drakul.es, o con un 10% de descuento en el stand de venta de Editorial Drakul en la WeekendTrek.

Más información en la nota de prensa adjunta. Adjuntamos también el dossier de la obra, la portada, capturas de algunas páginas, y el cartel de la WeekendTrek de este año.

Les saluda atentamente
Editorial Drakul, S.L.

www.likantro.com
www.drakul.es

Editorial Drakul, S.L.
Apartado de correos 100
28945 Fuenlabrada
Madrid

Y de rebote, sobre todo para la gente de Madrid y alrededores -que lo tendrán mucho más fácil para acercarse al evento-, ahí va una nota sobre la WeekendTrek 2010 con información sobre la misma. Me voy de cabeza a googlear los nombres de los actores...


WeekendTrek 2010

Editorial Drakul dispondrá de un stand de venta en la edición de la WeekendTrek de este año. En él se podrán comprar con el 10% de descuento (el máximo permitido en ferias) este cómic y el resto de las obras.

La WeekendTrek es un evento anual organizado por los clubs de Star Trek en España al que acuden aficionados de toda España y Portugal. No se desarrolla en una localización fija. Si el año 2009 fue en Fuenlabrada, este año se celebrará durante todo el fin de semana del 1 al 3 de octubre en Pinto (Madrid).

La WeekendTrek no solo está enfocada a la serie Star Trek, pues al tratarse de una convención nacional de ciencia ficción, aglutina eventos relacionados con otros universos como Star Wars, Stargate ó Doctor Who. Todos los años invitan a actores de las películas y series. En esta edición contarán con la presencia de Connor Trinneer, Dominic Keating y Garrick Hagon, actores que han participado en las películas y series de Stargate, Star Wars y Star Trek.

El hotel Plaza de Santiago donde se celebra este año se encuentra en la Plaza de Santiago 1, 28320 Pinto (Madrid).


Es Biggs, es Biggs, ¡¡¡Garrick Hagon es el puñetero Biggs Darklighter!!!

lunes, septiembre 27, 2010

Lunes en las barricadas

Semana asesina la que hemos dejado atrás en la que finiquitaba mis últimas vacaciones y quemaba mis últimos cartuchos de energía por tierras asturianas y me reincorporaba al trabajo bajo mínimos. Para animar el cotarro y sobrellevar las penas de la mejor manera posible, nada mejor que ir descuartizando capítulo a capítulo la tercera temporada de Dexter, con vistas a devorar esa cuarta de la que sólo he oído maravillas y que había ido dejando pasar entre unas cosas y otras. Resulta una inspiración peculiar para estos tiempos, pero la filosofía de vida de Dexter Morgan resulta bastante extrapolable a la sociedad contemporánea siempre que descartemos el componente asesino y sociopático del personaje. Tranquilos que no estoy perdiendo la chaveta del todo, al menos todavía. Y ese instinto "asesino" tampoco vendrá nada mal para afrontar la jornada del miércoles dejando de lado las presiones de superiores directos para defender el derecho al trabajo frente al derecho a la huelga y favorecer a aquellos que quieran anular uno haciendo uso del otro... o viceversa. Servidor piensa quedarse en casita el miércoles y coincida o no hará extensiva la jornada de huelga al blog, con lo que no habrá entrada, no sea que me encuentre con algún piquete virtual y se líe parda.


Por lo demás esta semana los contenidos del blog van a ir un poco a su bola, dependiendo más que nunca del azar y de mi estado de ánimo, dado que no hay planificación que valga más allá de un sketch de la colección de miss Sparks escandalosamente hermoso y personalizado y alguna galería con que mantenerles estéticamente entretenidos y ocupados por unos momentos.

Para finalizar la entrada de hoy les dejo con un temazo ochentero de los que podríamos considerar clásicos interpretado de manera elegante y épica por el grupo Spandau Ballet. Tanto si alude a una simple historia de amor como si se refiere a la manera en que el ser humano suele encharcarse en miles de conflictos sin solución, me parece una canción adecuada con la que dar la bienvenida a una semanita delicada y llena de acontecimientos significativos. Desde las barricadas Plissken se despide de ustedes, pidiéndoles, más que nunca, que tengan mucho cuidado ahí fuera.... Y que vayan a por ellos antes de que ellos vengan a por ustedes.

Through the barricades
Spandau Ballet

Mother doesn't know where love has gone
She says it must be youth
That keeps us feeling strong
I See it in her face, that's turned to ice
And when she smiles she shows
The lines of sacrifice
And now I know what they're saying
As our sun begins to fade
And we made our love on wasteland
And through the barricades
Father made my history
He fought for what he thought
Would set us somehow free
He taught me what to say in school
I learned it off by heart
But now that's torn in two
And now I know what they're saying
In the music of the parade
And We made our love on wasteland
And through the barricades
Born on different sides of life
We feel the same
And feel all of this strife
So come to me when I'm asleep
We'll cross the lines
And dance upon the streets
And now I know what they're saying
As the drums begin to fade
We made our love on wasteland
And through the barricades
Oh, turn around and I'll be there
Well There's a scar right through my heart
But I'll bare it again
Oh I thought we were the human race
But we were just another border-line-case
And the stars reach out and tell us
That there's always one escape
I don't know where love has gone
And in this troubled land
Desperation keep us strong
Fridays child is full of soul
With nothing left to lose
There's everything to go
And now I know what they're saying
It's a terrible beauty we've made
So we make our love on wasteland
And through the barricades
Now I know what they're are saying
as our hearts go to their graves
we made our love on wasteland
Oh oh oh through the barricades.



domingo, septiembre 26, 2010

Relato: El encargo

Aquí os dejo un relato premiado hace ya unos años y al que tengo particular cariño por varios motivos. Primero porque lo escribí durante mis últimos tiempos en el taller en el que estuve pluriempleado durante años, y traté de traspasar parte de mis ideas y mis sensaciones al cuento. La camaradería hawksiana de los profesionales, los intereses de la superioridad que no atienden a más razón que la del beneficio, la necesidad de ser fiel a uno mismo por encima de cualquier otra consideración, la honestidad intrínseca del trabajador que se entrega en cuerpo y alma a su trabajo por encima de consideraciones más efímeras... En segundo lugar, le tengo gran cariño porque el relato fue seleccionado como finalista del certamen al que concurrió, y esa supuso la primera de las tres visitas que la pareja Sparks-Plissken realizó en tierras manchegas a la localidad de Mota del Cuervo. Lo he vuelto a leer y he sentido lo mismo que cuando lo escribí, así que espero que por lo menos no os aburra.

EL ENCARGO
Finalista de la IV Edición del Premio Briareo de Cuentos

Cuando ves que tu trabajo se convierte en ceniza y humo que asciende en volutas hacia el cielo estrellado, que tu obra pasará a ser en unas horas un montón de astillas y vigas ennegrecidas y cascotes fundidos por el fuego, lo único que puedes hacer es tomarte otra cerveza, y otra, y otra. Hasta que se acaben o hasta que te pongas sentimental y te entren ganas de llorar, o veas el lado cómico de la situación y te dé esa risa histérica que no puedes contener y que te sacude en espasmos el vientre hasta provocarte agujetas.
El lugar está atestado de mirones y voluntarios y de bomberos que realizan su trabajo con velocidad y encono para evitar que las ascuas encendidas prendan el matorral circundante. Los cámaras de televisión mascan chicle aburridos, conscientes de que las espectaculares imágenes del incendio nocturno del molino apenas ocuparán un minuto en el último segmento del noticiario, entre el cotilleo sobre el famoso de moda y el estreno cinematográfico de turno. Nadie se va a hacer famoso o rico con aquello.
Y a pesar de eso, los dos hombres que desde un pequeño montículo, apartados del resto y ajenos al bullicio, contemplan la escena, no pueden reprimir una sonrisa de satisfacción y una ligera mueca de pena por la pérdida. Ellos lo construyeron y ellos lo han echado abajo. Después de todo, fueron contratados para eso.



Lo que le está diciendo es que debe construir la estructura exterior de la forma más veraz y realista posible. Que debe parecer viejo y gastado y maltratado por la edad. En su momento crepuscular, le dice. Lo que responde Pablo Salazar es que en cuánto tiempo lo quieren. Cómo de realista y cómo de caro. El dinero no es un problema, dice el otro mientras enciende un cigarro y sonríe con socarronería. Este es el proyecto más grande que se ha gestado en España y no vamos a escatimar medios. Tan real como quieras hacerlo. Y Salazar, que es una leyenda en el mundillo y ha trabajado para los mejores, tanto de Europa como de América, no puede reprimir un súbito interés por hacer bien un trabajo que supone a la vez un reto y una oportunidad. Nunca ha hecho nada parecido, y tal y como está la industria, probablemente nunca lo hará. En su interior ya está cavilando sobre la mejor manera de asentarlo contra el horizonte de los campos de molinos manchegos, tal vez en Criptana, quizá en Mota de Cuervo. Aquí hay un cheque para los preliminares, materiales, peones y todo eso. Tú te ocupas a partir de ahora. Tienes tres meses, le dice, aunque para sí Pablo Salazar sonríe sabiendo que le sobrará uno y medio.



Os ofrezco cuarenta y cinco días de duro trabajo a campo abierto, trabajando de sol a sol y quizá doblando algún que otro turno. No habrá capataces, cada uno será su propio supervisor, jefe e inspector de seguridad. Si no trabaja, o lo hace mal, o no rinde lo esperado, será dispensado de continuar y se le buscará un reemplazo. La mayoría me conocéis de otros encargos, y os aseguro que este será especial, uno de esos trabajitos que le podréis contar a vuestros nietos durante las comidas de navidad. La paga, les dice Salazar a sus hombres, la paga es el doble de la habitual porque os voy a exigir el doble de esfuerzo y de habilidad en la mitad de tiempo. Y antes de que pueda hacer la pregunta de siempre, la de quién se unirá a él en el empeño, antes de eso, una lluvia de espuma de cerveza cae sobre Pablo Salazar, que se contagia de la risa de sus hombres con tanta facilidad que casi se asusta del entusiasmo que les electriza a todos.

Si Pablo Salazar llamara a cualquier otro sabría que tendría al mejor arquitecto. Pero cuando Salazar llama a Ernesto Jiménez sabe que está llamando al mejor hombre. Y Ernesto, que sabe que se ha metido en un lío del quince, enciende un cigarrillo y pasea arriba y abajo por su despachito. Son las tres de la madrugada y aún no ha dibujado ni una sola línea sobre el papel pautado. Necesita crear tres o cuatro modelos para que los que pagan elijan un par de ellos, y ya sobre esa base, buscar el emplazamiento ideal. Así es como trabaja Pablo y así es como le encanta a Ernesto. Se crea un ideal y se armoniza con el entorno, se adapta, no se destruye para encajar algo. Sobre la mesa hay un revoltijo de información lograda en varios archivos históricos y en páginas de Internet. Jiménez ronda el papel igual que un depredador acosaría a su presa. Sólo cuando se abalanza sobre las reglas y rotuladores se permite un leve asomo de pasión. Luego la frialdad calculadora y la milimétrica precisión se apoderan de él hasta el amanecer. Al mediodía siguiente Pablo Salazar contempla cómo su amigo le pone delante tres modelos básicos con variaciones en la proporción y en la disposición interna. En total son ocho las posibilidades. No podría haber pedido más, le dice Salazar. ¿Puedo acompañarte?, le responde Jiménez.


Cuando la estructura de madera está ya asentada sobre el cerro se comprueba con el horizonte. El asistente parece satisfecho, encaja a la perfección. ¿Cómo vamos con los plazos?, pregunta. Perfectamente, es respondido al unísono por un coro de voces. Desde el andamio cilíndrico que rodea toda la estructura una docena de hombres le miran con una mezcla de desdén y diversión. Metal cubriendo la madera del esqueleto; resulta paradójico, dice. Podían haber utilizado ustedes otros materiales, como varillas de acero de refuerzo. O cemento. Jiménez bufa y niega, pero no dice nada. El alma del molino debe ser genuina, dice Salazar. Podemos engañar a todos los que lo vean, pero no queremos mentirnos a nosotros mismos. Tan real como quisiera, fue lo que me dijeron, y así será. De una cantera cercana ya han llegado varios camiones con sillares cortados a medida. Las paredes se cubrirán con argamasa en la fase final y se recubrirá todo con yeso. Los hombres doblan turnos sin que nadie se lo pida, y, extrañamente, no ha habido una sola baja de enfermedad en veinte días. Por ahora marcha todo bien. Puede tranquilizar a los que pagan el cotarro.



Y los que pagan están tranquilos porque han encontrado un diseñador competente, un constructor eficaz y una cuadrilla entregada que se está dejando el alma, vete tú a saber por qué. Ni que estén construyendo el Taj-Mahal, es sólo un molino más, como los hay a docenas por La Mancha, y a nadie le importan. Pero en fin, allá ellos, van a cobrar lo mismo. Y los que pagan siguen tranquilos haciendo lo suyo, lo que mejor saben hacer. Reuniones de trabajo donde se revisa el proyecto una y otra vez. Y se cambian cosas, se alteran conceptos, se añaden ideas, se extienden unas partes y se eliminan otras. Porque si se deja todo tal y como está su papel será el de simples auditores de gastos y los que ponen el dinero no están dispuestos a permitirlo. El que paga manda. Y en una de esas comidas se decide que el molino está fuera, que ya no es necesario contar nada del origen de nadie ni de dónde acaba tal o cual. Y durante las copas del final, mientras alguien está encendiendo un enorme habano que no fumará, pero que enciende porque le gusta que le vean hacerlo, mira la llama e inhala el humo y casi tose porque se le atropellan las palabras. Tengo una idea, dice. Os va a encantar, de verdad, dice. Y los comensales sonríen porque saben que, a estas alturas, ya será el último cambio importante, el definitivo, y si les funciona estarán realizando reuniones creativas en restaurantes de lujo durante el resto de su carrera. Cuéntanos, le dicen.


A Pablo Salazar no le gusta le cita que tiene mañana, le da muy mala espina. Pero en el taller del carpintero Esteve Sanchiz, con los pies hundidos en una capa tres dedos de serrín, virutas y astillas, su mente está perdida en una extraña paz. Esteve y sus tres ayudantes están dando los últimos toques de cepillo a la inmensa rueda catalina, una de las partes fundamentales que convierten la carcasa decorativa de un molino en una útil máquina de molienda. El eje, el palo de gobierno, las costillas y las plumas ya reposan en el enorme camión de transporte. Al final encontré lo que pedías. Me costó, pero lo hallé. Ya no hay demasiados pinos en Cuenca de los que poder tallar una pieza tan grande como el eje o el palo, dice Esteve. Salazar le mira agradecido y pasa la mano por la tersa superficie de la rueda. No tiene hendiduras, ya que no debe hacer girar engranaje alguno que transmita el movimiento de las aspas a las piedras de moler. Sólo quiero escuchar ese ruido, dice Salazar. El ruido que debían hacer esas enormes aspas trasladando la fuerza del viento al interior, dice. Pero lo que más deseo es saber que lo he hecho yo, que hemos construido algo viejo con los medios más avanzados, y que lo hemos hecho bien. Lo demás, dice, importa poco. Uno de los carpinteros empuja una polea de cadena hacia el tráiler del camión y la rueda catalina parte suave hacia el transporte. Esteve levanta su mano y acaricia un segundo la rueda cuando pasa por su lado. ¿Sabes lo más divertido?, dice. Que en mi taller hago de todo. Y la madera huele igual y se trabaja de la misma forma siempre, dice. Y me siento de idéntica manera mientras hago una cunita o un ataúd, dice. No cambiaría esto por nada.


La idea es que un joven campesino, hijo de molinero, llega a la villa y corte de Madrid. Es el amanecer del siglo de Oro. Efervescencia literaria, cultural y económica, ¿vale? Y allí llega nuestro molinero y se convierte en escritor de fama y enamora a una dama de la corte y participa en intrigas. Sólo que con ese planteamiento el molino aparece al principio, y ya no vuelve a salir en la película, ¿no? Y hemos construido uno de pega aquí en medio porque Patrimonio no quería darnos el permiso para filmar en uno de verdad, y era más barato todo esto que pagar el “extra” a los funcionarios de turno, ¿no? Y el jovencito con gorra de marca y camiseta exclusiva se pasea excitado mientras habla con Salazar y Jiménez sobre los cambios en la producción cinematográfica Aventuras de Íñigo de Castro, Caballero de Castilla. Un gasto excesivo para apenas dos planos panorámicos, quizá uno de ellos al amanecer o al atardecer, y tres de interiores que se rodarán en estudio. Así que tuve una idea, dice. Si el padre o el hermano del protagonista hubiera estado en el saqueo de Roma, con las tropas de Carlos V, y se hubiera traído algo de gran valor, sin advertirlo, y espías del Vaticano lo intentaran recuperar en una trama paralela… dice. ¡Podríamos filmar un clímax espectacular en el molino! Una pelea entre, digamos, cinco sicarios y nuestro héroe, con mucho golpe, mucha espada y de repente, ¡pam!, un candil con aceite, o una tea del hogar prende la ropa de uno de ellos que propaga el fuego y tenemos un impresionante final para llevarnos a la audiencia de calle. Ya hemos hecho pruebas con maquetas y queda de miedo, dice. Y con las palabras del petulante guionista se esfuman los sueños de permanencia que Salazar había alimentado con aquello. Nunca conseguirá construir algo que perdure en la memoria de nadie, más allá del decorado de la película de turno, que acabará desmantelado, o volado por los aires o, como en este caso, siendo pasto de las llamas. Esto va a ser mucho mejor que el capitán Ala-ancha ese… Ya lo veréis, dice. Y nadie tiene el ánimo suficiente para mandarle a hacer puñetas.

Ya tienen ustedes su molino. Sólido como una roca y funcionando como un reloj suizo. Hemos conseguido hasta que los crujidos del eje que haría un molino de mil seiscientos y poco cuando el viento le pegara de verdad suenen auténticos. Mi equipo y yo tenemos una petición, dice Pablo Salazar. Rebajamos un veinte por ciento la prima si nos dejan pasar la última noche en él, sin equipo de rodaje ni fisgones. Los chicos, dice Salazar mientras los nudillos de la mano que sostiene el móvil se ponen blancos por la fuerza con que está apretando el teléfono, los chicos se han encariñado con él, y les gustaría celebrar una fiesta. Lo que Pablo Salazar no dice es que Jiménez, que a veces está tan loco como él mismo, ha estudiado la posibilidad de desmontar los muros de sillería y el mecanismo interno de las aspas, el eje y la rueda y pagar para que una empresa realice un efecto digital por ordenador simulando cómo arde todo. La logística de pesadilla que habría supuesto la operación de trasladar el molino pieza a pieza hace que Ernesto haya abandonado la esperanza de salvarlo, pero no la de pasar un último momento allí dentro, quizá de ver el atardecer final desde el tercer piso. Lo que Salazar tampoco dice es que están hartos de renunciar a su trabajo y de perder tanto tiempo, ilusión y esfuerzo. Tan hartos que este puede que sea su último trabajo dentro de la industria del cine. Tan hartos que si el productor no les dice lo que quieren oír tienen preparados diez bidones llenos de gasolina. Claro, ningún problema, le dice el del dinero. Lo que sea con tal de recortar un poco los gastos. Esto se ha salido un poco de madre, ya sabe. Los de Medioambiente se han puesto algo nerviosos con lo de tener que sofocar un incendio controlado por la noche. Me alegro, dice Pablo Salazar, que aún tiene los nudillos blancos. Se gira hacia sus hombres y mueve el dedo índice en círculos. Levantan el campamento por el momento.

El rodaje se prolonga un poco más de lo esperado, ya que el director de fotografía quiere planos contra el horizonte en todos sus posibles estados atmosféricos: soleado, nublado, lluvioso, con mucha luz, con poca, con la luna asomando entre las aspas… Al final el guionista ha decidido incluir una broma metalingüística que les va a asegurar la nominación a dos o tres Goyas. Hacemos que un tío delgado y mugriento a lomos de un caballo esquelético llegue persiguiendo a alguien, dice. Pero está borracho, así que se cae del caballo y queda dormido. Cuando se despierta piensa que han sido unos gigantes, gigantes que sólo existen en los delirios y pesadillas provocados por el sopor alcohólico. ¡Y ya está! Tenemos ahí una perfecta coartada intelectual desmitificadora y referencial a la vez que va a volver loca a la crítica, dice cada vez más satisfecho de sí mismo. Todo eso alarga el rodaje tres días más, los que el equipo de producción tarda en encontrar un animal escuálido y un borracho que no finge el papel que está interpretando.

Los hombres de Salazar hacen guardia alrededor del molino, en torno a lámparas de gas y neveras con hielo llenas de cerveza hasta los topes. Las risas y los gritos han ido dando paso a un sereno silencio que planea sobre ellos y les reconforta. Están allí por el velatorio de algo que nunca estuvo vivo, pero que morirá en unas horas.
Ninguno de ellos es hombre de ideales, la mayoría ha leído muy poco en su vida, lo justo para formarse en lo suyo. Pero son hombres íntegros, honestos y leales, pragmáticos. Lo que vale para ellos es lo que puedes tocar, oler y saborear, dice Salazar. Pero míralos, a su manera se están despidiendo del molino, igual que nosotros. Tienen derecho, dice Ernesto Jiménez, mientras pasea por el firme suelo de madera de la tercera planta, mientras se agacha para mirar de cerca el mecanismo que engarza el eje con la rueda. Los dos hombres abren un bote de cerveza casi a la vez y brindan con un simple gesto en el aire.
Ya queda poco para que los técnicos de efectos especiales lleguen y lo embadurnen todo con la pasta inflamable especial que usan para estos casos. Será un incendio espectacular, sin duda. Nos despedimos con este atardecer, compañero. Me hubiera gustado que te quedaras un tiempo más con nosotros, pero no ha podido ser, dice Salazar mientras comienza a descender por la escalera de caracol. Hasta otra, dice Jiménez. Y los dos hombres se reúnen con su cuadrilla para echar una mano en los últimos trabajos que concernirán al molino donde habría nacido don Íñigo de Castro si hubiese existido.

La pelea y el inicio del incendio llevan ya rodados una semana, todo en interiores. Al fin y a la postre no habría hecho falta que el molino fuese tan real, pero Salazar es un hombre al que le gusta hacer bien su trabajo y Jiménez alguien que adora los retos. Y Ernesto contempla cómo el técnico da la orden a Salazar que desde la planta baja acciona el controlador que hace estallar dos pequeñas cargas en el segundo piso. Las llamas siguen un triple rumbo preestablecido, hacia la puerta del molino, hacia los ventanucos del tercer piso y hacia las aspas. En la oscuridad de la noche queda realmente bien la escena, con ascuas bailando en la brisa nocturna y las llamas ascendiendo salvajemente hacia el cielo estrellado. El molino está tan bien hecho que el tejado del molino se colapsa cuando las costillas y las plumas se quiebran. El molino está tan bien hecho que el eje y el palo de gobierno ceden casi al mismo tiempo, con lo que el plano general capta a la vez el desplome de las aspas en llamas y del palo de gobierno cubierto de chispas. El molino está tan bien hecho que el cuerpo exterior arde pero no se desploma, lo que permitirá de seguro añadir un epílogo final entre cenizas que cierre la película.


Y los artífices de todo ello miran desde lo alto de un cerro cómo su trabajo se desvanece. Y aún así, están tan orgullosos de su labor y tan ebrios que no pueden dejar de reír en mitad de la noche. Y Pablo Salazar y Ernesto Jiménez no dicen nada y lo dicen todo cuando alzan sus botes de cerveza hacia el molino en llamas y brindan en silencio por el escaso mes de gloria del molino de Íñigo de Castro.

viernes, septiembre 24, 2010

Sketch-busters CLV: Joe Staton (I)

Aquellos que me conocen saben que soy un tipo fiel a mis obsesiones y a mis gustos, y por muchos años que pasen mantengo un hueco de mi desván cerebral para el recuerdo de los hitos culturales que fueron configurando poco a poco mi personalidad y mi forma de ser con el paso de los años. Soy un tipo adicto a DC, seguidor de los Linterna Verde y defensor de Guy Gardner a ultranza como personaje. Hay varias entradas en el blog al respecto, como la dedicada al sketch del personaje realizado por Howard Chaykin o la que compara dos portadas protagonizadas por Guy realizadas por ese dibujante con dos décadas de diferencia. La portada del número 196 de GL se corresponde con la del número 25 de la edición española (gloriosa, inolvidable etapa de Zinco) y con mis primeros pero rendidos pasos por un universo de ficción que no he vuelto a dejar de disfrutar desde aquel momento. Con guión de Steve Englehart y dibujo de Joe Staton se presentaba en sociedad a Guy Gardner como miembro de pleno derecho del Cuerpo de Linternas Verde en el contexto de la cuenta atrás hacia la Crisis en Tierras Infinitas. La colección acababa de salir de un berenjenal importante con la revelación de la verdadera identidad del Predator, un villano que llevaba meses dando guerra y que resultó ser... Si les pica la curiosidad busquen una reseña de esas historias, que bien merece que se echen unas risas a su costa. Lo cierto es que en los tiempos del correo de los lectores anteriores a internet las reacciones negativas eran menos notorias y la repercusión de una historia se mantenía en círculos reducidos. No me imagino cómo habría reaccionado una blogosfera como la de ahora al origen del Predator... O a la primera aparición de un personaje como Guy Gardner, el tipo duro y rebelde que puso las pilas a los Guardianes y revolucionó el Cuerpo. Aunque de forma más paulatina y matizada, la acogida del personaje fue tremenda, y buena prueba de ello es que tras Crisis llegó su participación en Legends desplazando a otros Linterna Verde como Jordan o Stewart y sus gloriosas intervenciones estelares en la JLI, un festival de antología que he leído una y mil veces. Comprenderán ustedes que la presencia de Joe Staton en las pasadas Jornadas de Avilés me llenara de ilusión y que ese autor fuese uno de mis intereses principales a lo largo de las mismas. Esta entrada queda más como la de un abuelo cebolleta que rememora viejos tiempos, pero para un futuro post espero poder repasar someramente la trayectoria de un dibujante clásico como Staton que no ha recibido el crédito o el reconocimiento merecido por muchos de sus trabajos.




Por cierto, que revisando el checklist de ese número 25 he recordado algunos de los tebeos allí mostrados y me ha saltado a la cara la novela gráfica de Batman: El hijo del demonio. Ese fue el regalo que me hizo mi madre por aprobar octavo de EGB. Una novela gráfica que valía 975 pesetas y su peso en platino. Aquellos maravillosos años...

miércoles, septiembre 22, 2010

Álbum de las Jornadas de Avilés 2010: Resacón en Asturias




El gran George Perez. Grande en nombre, talento y estatura. Más grande aún en bondad y simpatía. Si contásemos las horas y la tinta invertida en cada una de sus visitas a Avilés el caballero podría haber dibujado perfectamente unas nuevas Crisis. Verlo cada cinco años aproximadamente es un lujo que no podemos dejar de disfrutar y valorar como se merece. Y si además cuentas con un recuerdo tan espectacular como todos y cada uno de los sketchs que dedicó a los aficionados, pues lujazo.




Ben Templesmith era una especie de sueño perseguido. Al ser australiano su presencia en salones o jornadas españolas resultaba particularmente difícil. Creador de pesadillas pobladas por vampiros, monstruos y seres gusanescos, el caballero parecía una versión civilizada de Mick Dundee, todo campechanería y simpatía con los aficionados. Autor más atractivo de las Jornadas por cierto.


Gary Erskine, el coloso de las tierras altas, volvió a pasear su porte y su falda escocesa por Avilés, y este año el tiempo frío y húmedo le debió hacerse sentir como en casa. Para sus sesiones de firmas empleó una especie de truco de entintador, realizando primero un preliminar y luego "calcando" encima el dibujo terminado, logrando unos resultados verdaderamente espectaculares.


Ramon K. Pérez, dibujante canadiense de escendientes hispanos -nadie lo habría dicho por su nombre, ¿verdad?-, que decidió darse una vuelta por las Jornadas, dibujar para todo aquel que tuvo la suerte de encontrar hueco en sus sesiones de firmas y practicar un spanglish que permitió alguna que otra conversación fluida sobre gastronomía local.




Hablando de lo cual, por cierto, aquí tienen ustedes dos buenos ejemplos de cómo se las gastan en Avilés. Para empezar, una longaniza de Avilés servida con profusión de patatas fritas. Un escándalo. Y en segundo lugar el habitual y este año particularmente destroyer Real Cachopo sobre lecho de patata y pimiento. Servidor no pudo acabárselo. Con eso se lo digo todo.


Y para acabar, un histórico del comic book que se acercó hasta Asturias para comprobar si la gente aún recordaba sus históricas etapas en JSA o Green Lantern, y bastante atención recibió Joe Staton, un dibujante que me enganchó hace 22 años con la etapa de Green Lantern publicada por Zinco y la macrosaga Millenium. Con catorce años aquello me resultó gloria bendita y lo leí mis buenas cuatro o cinco veces, aunque a día de hoy no sé si lo volvería a lograr. En cualquier caso, todo un placer haber podido conocerle.

Y eso es todo amigos. Me dejo por el camino a Ivan Reis, a JH Williams y su aspecto de Ángel de Infierno, el ambiente nocturno en la carpa que tenía a la gente dando vueltas por allí hasta las seis de la mañana y los escarceos como dibujantes de algunos fans fatales. Que hay cosas que uno debe guardarse para sí mismo, qué demonios.


De postrecico, por cierto, dos videos. Uno de ellos muestra a Joe Staton en el proceso de abocetado de un dibujo que podréis ver en el transcurso de los próximos días. El segundo es uno de los varios videos que Leti grabó de una banda de músicos tradicionales asturianos que amenizaron las bodas y las sesiones de firmas del sábado por la mañana.

video video

martes, septiembre 21, 2010

El martes que fue lunes

Ardua se ha hecho la vuelta a la normalidad más que nunca después de disfrutar de unos días por la que consideramos nuestra patria chica, Asturias en general y Avilés y Gijón en particular. El cansancio acumulado, el agotador viaje de regreso en tren -algo forzado por la logística de última hora que empleamos en este viaje- y la jornada completa, olvidada ya la jornada reducida -el único placer que trae el verano- de aquí a diciembre todo va a ser cuesta abajo, monótono y frío. Finalmente la semana pasada esto quedó un tanto desangelado, ya que los preparativos de última hora y mi inseparable y proverbial pereza me tuvieron hasta el último momento enfrascado en la selección de comics, la preparación de la maleta y el cuidado de dejar todo en la casa para unos días de ausencia. Así pues, aprovecharé esta semana para comenzar mañana mismo publicando el usual album de fotos de las Jornadas de este año que sirve de crónica personal y oficiosa a lo vivido en esos maravillosos días pasados en el norte. En días sucesivos verán el primero de los sketchs de este año, aquel que quizá me hiciera más ilusión, y el prometido relato que quedó en el limbo de Plissken, un lugar muy frecuentado últimamente por posts de toda clase y condición.

Un avance...

El obligado cambio de día para esta primera entrada de la semana me permite cambiar el habitual sujeto de la canción y ofrecerles esta maravilla de los Moody Blues, todo un lujo con el que cerrar una tarde de martes gris y triste...

Tuesday Afternoon
Moody Blues

Tuesday afternoon,
I'm just beginning to see, now I'm on my way
It doesn't matter to me, chasing the clouds away.

Something, calls to me,
The trees are drawing me near, I've got to find out why?
Those gentle voices I hear, explain it all with a sigh.

I'm looking at myself reflections of my mind,
It's just the kind of day to leave myself behind.
So gently swaying through the fairyland of love,
If you'll just come with me you'll see the beauty of

Tuesday afternoon, Tuesday afternoon.

Tuesday, afternoon,
I'm just beginning to see, now I'm on my way.
It doesn't matter to me, chasing the clouds away.
Something, calls to me,
The trees are drawing me near, I've got to find out why?
Those gentle voices I hear, explain it all with a sigh.



martes, septiembre 14, 2010

XV Jornadas Internacionales del Comic Villa de Avilés: ¡¡¡Ready!!! ¡¡¡GO!!!

Las Jornadas Internacionales del Comic Villa de Avilés alcanzan su decimoquinta edición y arrancan hoy ya con las habituales actividades a pleno rendimiento y con los primeros invitados y aficionados remoloneando ya por los espacios que tanto conocemos y hemos aprendido a querer y añorar: la casa de la cultura con sus salas de exposiciones y el salón de actos donde se realizan las charlas, la carpa en la que se hacen las ruedas de prensa, las presentaciones y los encuentros nocturnos al frescor de una buena cerveza o copa, y las off off jornadas que se desarrollan de forma oficiosa en las terrazas y en las que en cualquier momento te puedes encontrar a un autor firmando tebeos a diestro y siniestro mientras se toma una caña con su correspondiente y sacrosanta tapa. Es lo de siempre, pero nunca es lo mismo, y cada noche en la carpa puede deparar una sorpresa, una foto comprometida que la mayoría de las veces se queda para el recuerdo de los asistentes, un momento divertido que atesorar a lo largo del año...


Pero basta de generalidades. Al lío. El cartel, maravilloso, es obra de Sergio Bleda y reúne a los perros más famosos del cómic (Milú, Ideafix, Odie, Rantanplán, Krypto, Snoopy y muchos otros) paseados por un ceñudo y circunspecto Blacksad. Las exposiciones, como siempre, son variadas y convierten la ciudad en un pequeño museo temporal de la historieta. Este año están dedicadas a Esad Ribic, Purita Campos, Ana Miralles, Ricardo Machuca y Miguel Calatayud. La lista de autores invitados es de las que tira de espaldas, así que me voy a limitar a enumerarla: George Pérez, Pere Pérez (no son hermanos), Igor Kordey, JH Williams III, Esad Ribic, Andy Diggle, Jock, Brandon Peterson, Guy Delisle, Marika, Ben Templesmith, Ivan Reis, Isabel Franc, Susana Martin, Luis García (¡Maestro!), Rubén Pellejero, Ana Miralles, Sergio Bleda, Joe Staton, Ricardo Machuca, R. M. Guèra, Purita Campos, Enrique V. Vegas, Miguel Calatayud, Marc Andreyko y Ken López. Se me han cansado los dedos de teclearlos...

Gestionar todo ese talento y todo ese capital a mano será labor de una organización capitaneada de forma admirable por los incombustibles Ángel, Jorge Iván y Germán, y secundados por muchísimos otros voluntarios sin cuya labor sería imposible poder desarrollar un programa de actividades tan completo como el que les detallo a continuación:

MARTES 14

17:00 Apertura Carpa de Encuentros y Actividades

18:45 INAUGURACIÓN (con la presencia de autoridades y autores invitados)

19:00 Charla Coloquio: ISABEL FRANC (Auditorio de la Casa de Cultura)

19:45 Charla Coloquio: BRANDON PETERSON (Auditorio de la Casa de Cultura)

20:45 Firmas



MIERCOLES 15

12:00 Ruedas de Prensa (carpa)

15:00 Videocine (Creator’s Chronicles: George Perez)

17:00 Apertura Carpa de Encuentros y Actividades

17:00 Charla Coloquio: RICARDO MACHUCA (Auditorio de la Casa de Cultura)

17:45 Charla Coloquio: ANA MIRALLES (Auditorio de la Casa de Cultura)

18:45 Charla Coloquio: JOE STATON (Auditorio de la Casa de Cultura)

19:45 Charla Coloquio: IGOR KORDEY (Auditorio de la Casa de Cultura)

20:45 Firmas



JUEVES 16

12:00 Ruedas de Prensa (carpa)

15:00 Videocine (The Golden Batman de y un corto sorpresa)

17:00 Apertura Carpa de Encuentros y Actividades

17:00 Charla Coloquio: PERE PÉREZ (Auditorio de la Casa de Cultura)

17:45 Charla Coloquio: GUY DELISLE (Auditorio de la Casa de Cultura)

18:45 Charla Coloquio: R. M. GUERA (Auditorio de la Casa de Cultura)

19:45 Charla Coloquio: BEN TEMPLESMITH (Auditorio de la Casa de Cultura)

20:45 Firmas



VIERNES 17

12:00 Ruedas de Prensa (carpa)

15:00 Videocine (Zebraman de Takashi Miike)

17:00 Apertura Carpa de Encuentros y Actividades

17:00 Charla Coloquio: LA GENERACIÓN MÁS GUAPA: Miguel Calatayud, Luis García y Marika
(Auditorio de la Casa de Cultura)

17:45 Charla Coloquio: ANDY DIGGLE Y JOCK (Auditorio de la Casa de Cultura)

18:45 Charla Coloquio: J. H. WILLIAMS III (Auditorio de la Casa de Cultura)

19:45 Charla Coloquio: IVAN REIS (Auditorio de la Casa de Cultura)

20:45 Firmas



SABADO 18

12:00 Ruedas de Prensa (carpa)

13:00 Visita guiada de Miguel Calatayud a su exposición (CMAE)

15:00 Videocine (La Mujer Murciélago, de René Cardona y un corto sorpresa)

17:00 Apertura Carpa de Encuentros y Actividades

17:00 Charla Coloquio: PURITA CAMPOS (Auditorio de la Casa de Cultura)

18:15 Charla Coloquio: GEORGE PEREZ (Auditorio de la Casa de Cultura)

19:30 CLAUSURA (con la presencia de autoridades y autores invitados)

20:45 Firmas y regalo de la lámina de ENRIQUE VEGAS



DOMINGO 19

17:00 Apertura Carpa de Encuentros y Actividades

18:00 Concurso de Disfraces infantiles (carpa exterior)

lunes, septiembre 13, 2010

Lunes. Intermezzo

Ya está casi aquí el ecuador del mes de septiembre, con el otoño echándonos ya su agradable y grato fresco aliento en el cogote, y como cada año servidor se toma una semana de vacaciones remanente de las estivales para descansar y afrontar con nuevos bríos la recta final de este 2010 que ha sido sólo un poco menos que el año anterior, pero que sus disgustos nos ha dado. El menor de ellos no ha sido sin duda el cambio en nuestra situación laboral, que ha hecho que miss Sparks y un servidor hayamos tenido que hacer encaje de bolillos para mantener y cumplir algunas de nuestras más queridas tradiciones anuales. Afortunadamente, esta semana nos podremos dar una alegría en compañía de unos cuantos de ustedes, así que ya saben... Jornadas Habemus!

Por lo que respecta al blog, la cosa va a mantener un nivel medio de actualización, con el habitual post de presentación de las Jornadas del Comic de Avilés, un sketch de colección y un relato que les dejaré de cara al fin de semana para que lo sufran o lo disfruten según su criterio y voluntad, aunque ya les digo que es un cuento al que le tengo cierto aprecio por reflejar en cierta medida los últimos tiempos en el taller de flor textil en el que trabajé durante siete años y del que salí con mal pie.

La canción de hoy es energética, enérgica, arrolladora y con toneladas de actitud, más o menos la misma de la que hemos tenido que hacer gala para poder organizar calendarios, turnos, horarios y prepararnos para una cita a la que queríamos ni podíamos faltar, aunque sepamos que, desgraciadamente, llegará el momento en que eso que llamamos vida real nos impida acudir a ese sitio en el que casi todos saben cómo nos llamamos y en el que nos sentimos como en casa. Pero mientras podamos, lucharemos por nuestros sueños... ¡y por nuestro derecho a festear!


Fight For Your Right (to Party)
The Beastie Boys

You wake up late for school - man you don't wanna go
You ask you mom, "Please?" - but she still says, "No!"
You missed two classes - and no homework
But your teacher preaches class like you're some kind of jerk

You gotta fight for your right to party

You pop caught you smoking - and he said, "No way!"
That hypocrite - smokes two packs a day
Man, living at home is such a drag
Now your mom threw away your best porno mag (Bust it!)

You gotta fight for your right to party

Don't step out of this house if that's the clothes you're gonna wear
I'll kick you out of my home is you don't cut that hair
Your mom busted in and said, "What's that noise?"
Aw, mom you're just jealous - it's the Beastie Boys!

You gotta fight for your right to party
You gotta fight for your right to party



sábado, septiembre 11, 2010

Los Peanuts de nuestra vida

La pasada semana, y con casi dos meses de retraso respecto de su estreno, por fin me animaba a ver Toy Story 3 (sin D) en el cine. Dado que había visto las dos primeras entregas en pantalla grande y que soy un gran seguidor de la saga fílmica -amén de devoto amante cinéfilo de prácticamente todas las propuestas de Pixar- no quise dejar pasar la oportunidad de cerrar el círculo. Muchos de ustedes la han visto, la han comentado, la han reseñado, pero lo que es más importante, la han SENTIDO. Digo esto porque la película, todo un prodigio de diversión, acción a raudales y glosa de los sentimientos más elevados (compañerismo, generosidad, devoción, respeto) y abyectos (miedo, resentimiento, odio) del juguete -que para este caso viene a ser lo mismo que el ser humano- es el canto definitivo a lo que tuvimos cuando eramos niños y que dejamos atrás en cierta medida merced a los procesos naturales de crecimiento y evolución. Pero dejar atrás no quiere decir olvidar o abandonar, y hay cosas que siempre nos acompañarán en nuestra vida adulta gracias a la importancia que tuvieron durante nuestra niñez como conformadoras de nuestro carácter y personalidad. Le estaba dando vueltas a esas cuestiones cuando recibí un correo de Bruce intentando animar al personal bloguero a dedicar este fin de semana a la inmortal creación de Charles Shulz, Peanuts. Además, lo hacía con estas palabras, que reproduzco:

Supongo que os gusta PEANUTS. Su sentido del humor, su patetismo, su poesía, y sobre todo porque es un retrato de la niñez, la mejor etapa de la vida -al menos debería serlo- .. esta tira es "bigger than life".. y ha sido fuente de inspiración para tantos otros, desde Mafalda a Calvin & Hobbes.

En esta página web están todas las tiras diarias por orden de publicación (hay miles), y se puede buscar la tira del día, mes y año que se quiera.

¿Qué os parece si este fin de semana cada uno publica la/s tira/s de PEANUTS que se publicó originalmente el día de nuestro nacimiento o de cualquier otra fecha relevante en nuestra vida?

Por un lado, la casualidad de recibir el correo justo después de haber visto TS 3 me pareció cuanto menos curiosa. Por otro, servidor necesita bien poco para acudir al llamamiento de un amigo bloguero. Bien es cierto que he leído cientos de tiras de mr. Schulz, pero también es cierto que soy más aficionado a la depuración de temas y a la comicidad más contemporánea propuesta por Watterson en Calvin & Hobbes, tira que me ha hecho reír a carcajadas, me ha puesto la carne de gallina en más de una ocasión y en otras ha estado a punto de arrancarme una lagrima de melancolía. También es cierto que el canon, la obra maestra, la inmortalidad de Peanuts, está fuera de toda duda. La elección de las fechas ha sido difícil, y tampoco es que tuviera muchas significativas en mi vida, pero ahí van unas cuantas, por orden: el día que nací, el cumpleaños en que terminé octavo, el día que miss Sparks y servidor comenzamos a salir, el día que me gradué en la universidad y el peor día de mi vida -o por lo menos uno de ellos-.






Dos apuntes finales. Si os gustan Snoopy, Charlie Brown, Linus, Sally, Lucy y demás componentes de la panda no dejéis de pasar por la web que recoge las tiras. Me juego lo que queráis a que antes de ver tres tiras ya habéis sonreído un par de veces. Y si estáis leyendo esto y no habéis recibido el mail no importa, daos por invitados y uníos a la celebración. Cuantos más recordemos a Peanuts más reiremos.

miércoles, septiembre 08, 2010

Sketch-busters CLIV: Sean Phillips (III)

Saltamos unos cuantos añitos desde el post anterior, hasta el 2005, y nos encontramos con la segunda visita de Sean Phillips a las Jornadas de Avilés, en plena cresta de la ola por la publicación de su excepcional trabajo en la serie a medio camino entre el thriller noir y los superhéroes Sleeper y por el bombazo cómico zombi festivo del año con los personajes de Marvel. Pero esos trabajos eran la guinda del pastel a una dilatada trayectoria que lo había llevado a trabajar con alguno de los mejores guionistas del mundillo y a poder trabajar en casi cualquier título del mercado, adaptándose a su estilo la historia y los personajes y no al revés, como habría sucedido con autores de menor personalidad. Buena muestra de ello es el número que ilustró para la serie Hawkman, en la que la acción se ambientaba a principios del siglo XX en una historia de resabios clásicos e inspiración en El Halcón Maltés. Fue a raíz de esa historia que se me ocurrió pedirle un Hawkman en lugar de todos los personajes zombificados que aquel año se hinchó a dibujar.

lunes, septiembre 06, 2010

Un lunes con lustre, un lustro de lunes

A la chita callando, y sin hacer nada especial -ni cambio de aspecto, ni dibujo conmemorativo, ni concurso-, este vuestro blog amigo cumplía los cinco añitos de vida el pasado viernes. La verdad es que después de los modestos fastos del año pasado y de la pereza general que me ha acompañado este verano preferí desplazar la celebración del cumpleblog a la entrada de cada lunes donde tienen cabida de forma más completa mis neuras y paranoías. Un septiembre más me sorprendo de la longevidad de esto, de la cantidad de contenidos que con los años ha ido adquiriendo, de las visitas que recibe de medio mundo en busca de un dibujo, información sobre una película o sobre la oración del Guerrero nº 13, y de la pequeña comunidad que poco a poco se ha ido incorporando a mi "lista negra" y me ha hecho un hueco a su vez en su blogroll. Cinco añitos de escritura solitaria en la cueva del androide, de búsqueda de nuevos temas, de creación de secciones absurdas que quizá sólo me interesen a mí, pero que, a fín de cuentas, sigue estando presente en esa bendita y maravillosa blogosfera que nos ha acogido a todos en su seno y nos ha dado un amplificador para que nuestra vocecita y nuestra opinión, tan válida como la de cualquier otro, llegue hasta cualquier punto del planeta en el que exista una conexión de red y un espíritu friki afín. Poco más puedo decir salvo que la fiesta seguirá cuando menos un añito más, y que aquí encontrarán ustedes lo mismo que hasta ahora un poco de todo lo que ayuda a que mi vida funcione y se evada de la gris medianía que amenaza con dominarlo y uniformarlo todo, tanto lo que me emociona y me alegra como lo que puebla mis pesadillas -dichosos "Zetas"-. Sólo espero que ustedes sigan a mi lado en esa nueva andadura del viaje...


Para acompañar y bendecir un acontecimiento tan especial, una canción de título más que apropiado de David Bowie con el habitual vídeo y audio para que puedan disfrutarla en todo su esplendor. Por mi parte, me despido prometiéndoles más de lo mismo, y mucho mejor, porque eso -en mi caso- siempre es posible.

Five Years
David Bowie

Pushing thru the market square, so many mothers sighing
News had just come over, we had five years left to cry in
News guy wept and told us, earth was really dying
Cried so much his face was wet, then I knew he was not lying
I heard telephones, opera house, favourite melodies
I saw boys, toys electric irons and T.V.'s
My brain hurt like a warehouse, it had no room to spare
I had to cram so many things to store everything in there
And all the fat-skinny people, and all the tall-short people
And all the nobody people, and all the somebody people
I never thought I'd need so many people

A girl my age went off her head, hit some tiny children
If the black hadn't a-pulled her off, I think she would have killed them
A soldier with a broken arm, fixed his stare to the wheels of a Cadillac
A cop knelt and kissed the feet of a priest, and a queer threw up at the sight of that

I think I saw you in an ice-cream parlour, drinking milk shakes cold and long
Smiling and waving and looking so fine, don't think
you knew you were in this song
And it was cold and it rained so I felt like an actor
And I thought of Ma and I wanted to get back there
Your face, your race, the way that you talk
I miss you, you're beautiful, I want you to walk

We've got five years, stuck on my eyes
Five years, what a surprise
We've got five years, my brain hurts a lot
Five years, that's all we've got
We've got five years, what a surprise
Five years, stuck on my eyes
We've got five years, my brain hurts a lot
Five years, that's all we've got
We've got five years, stuck on my eyes
Five years, what a surprise
We've got five years, my brain hurts a lot
Five years, that's all we've got
We've got five years, what a surprise
We've got five years, stuck on my eyes
We've got five years, my brain hurts a lot
Five years, that's all we've got
Five years
Five years
Five years
Five years



sábado, septiembre 04, 2010

Commissionando CXXV: Andrew Sheppard (II)

No dejamos todavía a Andrew Sheppard, y es que hoy la entrada va a ofrecer algo muy diferente a lo acostumbrado, ya que en lugar de la habitual galería con ilustraciones del autor nos vamos a centrar en el proceso artístico de una de esas ilustraciones. Para mí siempre ha resultado un placer adicional al de conseguir un dibujo de alguno de mis autores preferidos el poder observar con todo lujo de detalles y en bruto, a veces en condiciones de trabajo verdaderamente incómodas, cómo va surgiendo sobra la nada de la página en blanco un dibujo que a veces alcanza cotas de calidad dignas de una ilustración. Así que ver cómo un dibujante comparte el proceso creativo de una de sus pinturas creo que merece una entrada aparte. Con ustedes, la creación de la pintura Viking, obra de Andrew Sheppard. [Las acotaciones a cada ilustración pertenecen a la página Artworkworld. Servidor se ha limitado simplemente a traducirlas.]

La primera pieza incluye unos bocetos a lápiz de Beowolf, para captar el sentimiento del personaje.


Este es un detallado preliminar a lápiz para captar el modo en que los elementos irán distribuidos.


Aquí hay otro preliminar. En este Andrew cambió la lanza por un hacha. Dijo que "haciendo esto despeja la parte superior del dibujo, permitiendo que se vea más al dragón".


Este era un preliminar a color para dar al cliente la idea de cómo aparecerían los colores. No fue diseñado para ser la pieza final... aunque si sóis como yo, os encantaría esta pieza tal como está en este punto!


Aquí tenemos parte de la pintura subyacente del dragón.


En esta pieza vemos el fondo ya aerografiado.


He aquí un detalle del dragón tras acabar de pintarlo. Beowulf todavía está incompleto.


Aquí tenemos la pintura finalizada. Cada commission es diferente, y cada una pasa por más o menos revisiones durante el proceso. Esto debería daros una idea de lo que sucede durante la creación de una pieza de arte.Espero que hayáis disfrutado de esta mirada al proceso de pintura de Andrew Sheppard.

miércoles, septiembre 01, 2010

Commissionando CXXIV: Andrew Sheppard (I)

Una de esas ociosas tarde de verano en las que no apetecía otra cosa más que resguardarse en la habitación menos calurosa de la casa la empleé en dar un paseo virtual por algunas de las páginas en las que pasaba horas y horas mirando dibujos, originales y commissions varios, y me reencontré con un autor que salvo error u omisión aún no había aparecido en esta sección aunque, a fe mía, que merecimientos no le faltaban para ello. El autor en cuestión, de origen escocés, es especialista en ilustración y arte pintado, y algunas muestras de dicho trabajo se pueden encontrar en la serie Big Bang Comics para la editorial Image, de espíritu retro y realizada como homenaje a las edades de Oro y Plata del comic. El trabajo de Sheppard como ilustrador es verdaderamente espectacular, de los que entran por los ojos merced a composiciones que bien podrían pasar por portadas. He seleccionado casi todos los trabajos que he encontrado a calidad media para poder compartirlos con vosotros en la siguiente galería de imágenes. No parece muy pródigo en su trabajo merced a los escasos ejemplos subidos a CAF, pero por si a alguien le pica la curiosidad y busca ponerse en contacto con él, estaba representado en la página Artworkworld.



















LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...